Estudios de Lingüística Aplicada

Manifiesto por el reconocimiento del principio de diversidad lingüística y cultural en la investigación sobre las lenguas*

Preámbulo

 

A lo largo de los años, y desde hace ya varias décadas, las instituciones de educación superior han venido exigiendo a les profesores-investigadores (en adelante pi), de forma progresiva y cada vez más insistente, aumentar su visibilidad internacional. Es natural que los pi busquen integrarse a los debates internacionales al interior de sus disciplinas, mediante la participación en coloquios y la publicación de artículos, no con fines publicitarios sino en un afán de confrontar e intercambiar puntos de vista y posturas teóricas que contribuyan a mejorar la calidad de sus trabajos. La independencia de los pi es un rasgo indispensable y constitutivo de su función, por lo que cualquier presión que intente influir en su proceso resulta no únicamente inútil, sino sobre todo inapropiada.

 

El lugar del inglés

 

En el marco de estas exigencias, quizá lo más cuestionable sea el supuesto tácito según el cual dicha visibilidad no puede alcanzarse más que en inglés. En el ámbito de la enseñanza, los pi son plenamente conscientes de la necesidad que tienen los estudiantes de leer publicaciones en inglés, o en otras lenguas según el área, e incluso de escribir en esas lenguas o traducir de ellas. Pero no corresponde a las instancias políticas decidir e imponer la impartición de cursos en lengua inglesa. Son los profesores quienes deben determinar cuándo es pertinente impartir los cursos en inglés —por ejemplo, en el área del derecho internacional— o en otras lenguas. Cuando se intenta justificar la imposición de cursos en inglés apelando a la necesidad de atraer a los estudiantes extranjeros, se pasa por alto que la motivación de muchos de ellos al estudiar en Francia es precisamente la posibilidad de recibir cursos en francés y con ello acceder a todo lo que no se encuentra en otros lugares (en cuanto a cultura, referencias, teorías, etc.), como en los Estados Unidos.

Por otra parte, numerosos colegas de todos los países, sobre todo en las áreas humanísticas, están preocupados por esta hegemonía del inglés en detrimento de otras lenguas y otros campos de conocimiento, así como por el riesgo de empobrecimiento que pesa sobre el discurso científico y, por lo tanto, sobre una forma de pensamiento, debido a la carencia de los recursos lingüísticos apropiados, pues el acceso a este tipo de discurso exige un conocimiento que no puede limitarse a la simple competencia lingüística, por muy buena que ésta sea.

 

El filtro de las tradiciones intelectuales y los lineamientos editoriales de los ámbitos anglófonos

 

El problema de la evaluación de los artículos que se someten a medios y publicaciones en lengua inglesa es, antes que nada, político. En el transcurso de la larga historia de las ciencias humanas y sociales (chs), las tradiciones intelectuales asociadas con las distintas lenguas y culturas se han transmitido y se han influenciado mutuamente, fortalecidas en ese diálogo cruzado. La herencia de las tradiciones1 francesa, alemana, estadunidense, etc., muestra otras tantas formas diferentes y fecundas de abordar los fenómenos de las ciencias humanas. Los intercambios cruzados entre estas tradiciones constituyen una riqueza estratégica para las chs, en general, y para las ciencias del lenguaje, en particular. Entre los más importantes lingüistas y filósofos del lenguaje del siglo xx (por no hablar del trabajo previo de griegos, árabes, indios, etc.) se cuenta un número tan importante de franceses, alemanes, italianos y rusos (por mencionar solo unos cuantos) que escribieron en su propia lengua, como de británicos o estadunidenses que escribieron en inglés. Renunciar a estas fuentes y a las lenguas en las que se expresan en beneficio exclusivo del inglés implica perder cualquier oportunidad de contribuir de manera útil a la investigación mundial en nuestras disciplinas.

Los lineamientos editoriales de las revistas académicas no son los mismos en las diferentes tradiciones culturales. Así, un artículo que podría ser aceptado sin dificultad en una revista francesa puede ser tajantemente rechazado en un revista de lengua inglesa, no debido a criterios de calidad científica, sino editoriales, los cuales suelen estar vinculados a tradiciones filosóficas y culturales específicas y a distintas concepciones sobre la investigación; o incluso puede deberse a que dichas epistemologías, y las problemáticas en consecuencia pertinentes, son desconocidas o poco conocidas, o sencillamente no resultan “rentables”.

 

¿Existe una mejor manera de hacer ciencia?

 

Entonces, en la situación actual, las decisiones de política lingüística que se encuentran a cargo de los organismos de investigación no son de orden metodológico ni epistemológico. En esencia, las razones que subyacen a estas —que bien podríamos llamar una lucha comercial en el campo de las ciencias— son de naturaleza geopolítica, económica, industrial. No se puede argumentar, en consecuencia, que la ciencia o la enseñanza universitaria en lengua inglesa sean de mejor calidad que las producidas en otras lenguas. Tales políticas conducen a un empobrecimiento progresivo de la investigación, al diluirse los componentes culturales de las ciencias como resultado de una política de corto alcance.

 

Riesgo de discriminación

 

Como han argumentado los pi de las ciencias administrativas en lo que respecta a su disciplina,2 esta situación hace que riesgos reales de discriminación pesen sobre la actividad de los pi, dado que, independientemente de la calidad de sus trabajos, los investigadores francófonos, así como los de otras lenguas, se hallan en desventaja dentro de esta competencia.

 

Profesores-investigadores o por una mayor diversidad lingüística y cultural

 

Numerosos trabajos en chs han demostrado que, en esta área, la diversidad lingüística y cultural es un fermento fecundo. Por lo tanto, es necesario reflexionar, más allá de la relación entre el inglés y el francés, sobre el lugar de las lenguas del mundo en el diálogo científico, sin que ello se limite a fomentar la publicación en todas las lenguas, problema al que con frecuencia se quiere reducir esta cuestión.

Este llamado pretende alertar a las autoridades nacionales e internacionales del ámbito francófono, así como a las de los diferentes ámbitos lingüísticos, e incitarlos a promover el principio de la riqueza de la diversidad lingüística en las chs en general y en las ciencias del lenguaje en particular, siguiendo el manifiesto dora con respecto a la bibliometría (https://sfdora.org/). También es una invitación a las autoridades para que, en conjunto con los profesores e investigadores, diseñen un plan de apoyo a la investigación en lengua francesa y a su difusión, como primer paso hacia la consecución de una meta mayor: la colaboración cultural y lingüísticamente diversa en un necesario debate cruzado y transversal.

 

“Modo de empleo” de este texto

 

Este texto pretende contribuir a suscitar la reflexión y la acción, mediante dos vías: por una parte, se encuentra en línea en el sitio Mesopinions.com,3 disponible para todos aquellos que deseen manifestar su apoyo con una firma. Por otra parte, otorgamos, a cualquiera que lo desee, la autorización para publicarlo y traducirlo, siempre que se señale explícitamente cualquier modificación. Invitamos a las revistas científicas y a la prensa en general, ya sea en soportes tradicionales o en línea, francófonas o en otras lenguas, a publicar este manifiesto en sus páginas.

 

Primeros firmantes

 

Didier de Robillard

Profesor, Universidad de Tours; sociolingüista, estudioso del contacto de lenguas y la francofonía. Es coeditor de Le français dans l’espace francophone y coautor de Ile Maurice, une francophonie paradoxale.

 

Sylvie Wharton

Profesora de sociolingüística y didáctica de las lenguas, Universidad de AixMarseille. Su publicación más reciente es Sociolinguistique du contactDictionnaire des termes et concepts (codirectora).

 

Marc Arabyan

Profesor universitario honorario; director de Éditions Lambert-Lucas. Su publicación más reciente se titula Des lettres de l’alphabet à l’image du texte.

 

Véronique Castellotti

Profesora emérita, Universidad de Tours. Su obra más reciente es Pour une didactique de l’appropriation. Diversité, compréhension, relation.

 

Patrick Charaudeau

Profesor emérito, Universidad París XIII; investigador del cnrs-lcp-Irisso. Sus publicaciones más recientes son Le débat public. Entre controverse et polémique y Grammaire du sens et de l’expression (reedición).

Notas

 

* Traducción del francés de Verónica Cuevas Luna.

1 Es evidente que este legado debe someterse a la crítica histórica, en especial el de las tradiciones francófonas, que no pueden simplemente olvidar su pasado para convertirse de pronto en adalides de la diversidad. Todo ello forma parte del trabajo por hacer en aras de la diversidad lingüística y cultural, en todas las tradiciones, incluidas las anglófonas.

2 En el artículo publicado en Le Monde, 20 de febrero, 2019.

3 Véase enlace

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.